Resulta excelente para las pieles grasas, y muy útil como repelente de insectos, así como para tratar gripes, resfriados e infecciones.

Precauciones:

No aplicar puro sobre la piel.
Evitar el contacto con los ojos y mucosas.
Diluir en aceite vegetal o usar con difusor.
No ingerir.
Conservar el aceite esencial en un lugar seco, fresco y fuera del alcance de la luz.