El aceite de menta piperita tiene un efecto analgésico, antimicrobiano, antiinflamatorio, antiprurítico, antiespasmódico, antiviral, astringente, expectorante, febrífugo, y como tónico nervioso.

Es antiséptico y resulta muy útil para tratar heridas, dermatitis, tiña, sarna y acné.

Precauciones:

No aplicar puro sobre la piel.
Evitar el contacto con los ojos y mucosas.
Diluir en aceite vegetal o usar con difusor.
No ingerir.
Conservar el aceite esencial en un lugar seco, fresco y fuera del alcance de la luz.